Close

El instituto

DSC02024El Instituto Jorge Robledo quiere lograr que sus estudiantes sean felices, durante un proceso que los lleva a sacar el máximo provecho de sus capacidades y a respetar las características de los demás.

Para conseguirlo, estos principios empiezan a inculcarse desde edades muy tempranas, los niños ingresan desde los 3 años y medio y permanecen casi hasta los 18.

Hace 22 años,  nos convertimos en el primer colegio de Antioquia que basó su proyecto educativo en el modelo de la pedagogía  activa, por medio de la cual los estudiantes aprenden haciendo y tienen la oportunidad de ampliar los conocimientos o temas que más les interesan, ya sea con acompañamiento de los profesores o por sus propios medios.

Por eso, desde que los niños ingresan al prekínder empiezan una etapa en la cual no son divididos por grupos sino que comparten con todos los compañeros de sus rangos de edad, en un espacio amplio que no tiene barreras para relacionarse, de modo que haya “mayores posibilidades de aprendizaje e interacciones más ricas al ver su propia imagen reflejada en los otros niños”, indicó.

En este sentido no se fuerza a los niños de estos grados a aprender a leer o escribir sino que realizan actividades que les ayudan a desarrollar el ‘yo’, pues cada estudiante es concebido en el Jorge Robledo como un conjunto nutrido de características, cualidades, formas de ser e inteligencia.

Cuando pasan a la primaria, se desarrollan proyectos que quedaron iniciados en el kínder, los cuales se contextualizan en las distintas asignaturas establecidas por el Estado.

Tras finalizar este proceso educativo, se espera que los jóvenes egresados, sean capaces de elegir la universidad que quieran y puedan pagar y que tengan el criterio para estudiar las áreas que deseen.