Los niños necesitan de espacios educativos que incentiven el asombro, la experimentación, el descubrimiento, el gozo, el gusto por aprender, y la sensibilidad para sorprenderse ante las maravillas que lo rodean, por esto es importante que las experiencias deban ser vivencias cotidianas para que generen en los niños la búsqueda de posibles respuestas, por medio de su interacción con el entorno, las cuales nacen a partir de sus intereses y necesidades.

Mediante las diferentes actividades que realizaron estos últimos días se evidencia toda esta capacidad de asombro y disfrute por un tema que cautivó su interés y no dejó de sorprenderlos, disfrutaron creando juegos, aprendieron a través de todas las consultas, libros y experimentos que traían de sus casas, igualmente visitaron lugares del colegio, como el laboratorio y el salón de artes, donde pudieron crear y experimentar, descubriendo cosas increíbles.

Y para continuar con esta maravillosa experiencia de goce y aprendizaje dos de los niños trajeron de sus casas experimentos para compartir y asombrar a sus compañeros.

Comenzamos con Joaquín Restrepo Montoya, quien presenta un volcán elaborado en compañía de su familia:

Primero nos cuenta cómo lo elaboró:

  • Joaquín Restrepo Montoya: “El volcán lo hice con unas roquitas, con plastilina para decorarla, los árboles y unos dinosaurios con un molde, cortamos un vaso de yox, le pegamos colbón y lo pusimos. Lo verde es el pasto. Me ayudó mi mamá y mi papá. Está la lava”

Luego nos cuenta lo que sabe con relación al volcán:

  • Joaquín Restrepo Montoya: “Los dinosaurios murieron y cayeron unos meteoritos en la Tierra y otros en el volcán y eso hizo que se murieran los dinosaurios”

Para terminar, realiza el experimento en el que pone a erupcionar el volcán. Todos se asombran al verlo y quedan maravillados.

Por otro lado, Emilio Naranjo Valencia realiza con su familia fósiles de dinosaurio:

  • Emilio Naranjo Valencia: “Estos son unos fósiles de dinosaurio. Son los huesos de dinosaurios. Este dinosaurio es el Tiranosaurio Rex, que es el más grande de todos. Estos fósiles los hice con mi mamá con unos moldes y yeso”

El observar este fósil los motiva a construir un dinosaurio grande con su esqueleto y jugar a los paleontólogos con cada uno de sus huesos, encontrándolos y formando su estructura.

Pero todo esto no termina aquí, aún queda mucho por mostrar y compartir. Ha sido un año de aprendizajes, pero también de goce, lindas experiencias y divertidas aventuras, las cuales tendremos el gran gusto de compartirlas con todos ustedes, papás y familia, el día 28 de Septiembre en nuestro colegio, donde los esperamos para sorprenderlos y juntos embarcarnos en el gran mundo de los dinosaurios y los paleontólogos. ¡Los esperamos!

Y seguimos sorprendiéndonos. – Equipo Verde
error: Content is protected !!